jueves, 27 de septiembre de 2018

De Gallo a Grillo


Por Javy Malacara

Fraude y abuso de confianza en la presidencia de Rosarito.

El pasado viernes 14 de Septiembre alrededor de las 3:43 de la tarde, fue dado el grito en la oficina de la alcaldesa Mirna Rincón Vargas, cuando se dio cuenta que presuntamente  le han desfalcado la caja para gestión social que tiene la presidencia municipal.


Fue entonces cuando comenzó la corrida (y no me refiero a la de toros), con una actitud positiva y con entereza, la alcaldesa Mirna Cecilia Rincón Vargas, llamó a su oficina a Juan Abel Hidalgo administrador del DIF; a la esposa del administrador del DIF, Nayeli Castañeda Baltasar, asistente de presidencia y la responsable de manejar las transferencias de dinero de la alcaldía; Nadia Bonilla Martínez, asistente de la presidencia, encargada de hacer la tramitología de las gestiones sociales de la alcaldía  y  Antonio López López,  quienes presuntamente hicieron tramites de gestión social de la presidencia sin autorización de la Rincón Vargas, por tal motivo se presta para acreditarse  como presunto robo a las arcas municipales, fraude, abuso de confianza, más lo que resulte, ya que en el recuento de los daños según versiones extraoficiales de la Sindicatura en tan solo la semana del  10 al 14 de Septiembre solo van 400 mil pesos.

Eso sin contar que se calcula que estas transacciones financieras las vienen efectuando desde principios del 2018,  pero sabíamos aunque no teníamos las pruebas hasta ese momento, que estos presuntos delincuentes no podían actuar solos, había una cabeza, si  aquella que se supone  debería de filtrar la información a la alcaldesa y orientarle que debería de firmar,  o bien aprobar la misma firma, orgánicamente la responsabilidad recae en el secretario particular de la alcaldía, estamos hablando de Juan Adrián Garza Mora (El famoso Pimpón; El John Travolta, El Manotas, El come cuando hay o  El Pasivo, como lo llaman quienes lo conocen), esa teoría la brinda la Sindicatura, ya que como eso de las 15:45 hrs del día miércoles 26 de los corrientes (me refiero al mes y al año), llegó un inspector de sindicatura para suspender a Garza Mora.

Pero el mas vivillo fue Juan Abel Hidalgo Zepeda, ya que fue  quien  amenazo a Adrián Garza, y después amenazo a la directora del DIF, Yannett Sepúlveda Carreón, según palabras textuales de personal que le ha pregunta Hidalgo Zepeda, señal de que él se alardea mostrando como tiene agarrado de los secretos a los jefes y administradores del ayuntamiento,  que si no lo apoyaban para que se quedara, entonces  buscaría a la prensa y les platicaría  todo lo que el sabia, a lo cual estos corruptos  cedieron.

Lo que también señala el famoso Juan Abel, es que primero los amenazó y les sentencio que no se iba de la posición, hasta que no le regresaran los 5 mil dólares que él le dio a Adrián Garza, para la base en el sindicato de su mujer, Nayeli Castañeda Baltasar, según  Juan Abel, dinero que le mando Garza Mora con David Ceja Martínez, en un sobre blanco y hasta  la oficina que tiene a su cargo, que se encuentra en el inmueble del DIF.

Cabe destacar que otro de los implicados de esta Robo o fraude es Gerardo Pineda, empleado del Registro Público de la propiedad y comercio, en la delegación del gobierno del estado, en el municipio de Playas de Rosarito y  esposo de otra de las implicadas  en el presunto robo, Nadia Bonilla Martínez, le hablo a Juan Abel y le sentencio que cada quien se haga responsable de sus trámites, dando a entender que Nadia Bonilla, solo había hecho unos cuantos tramites, donde según la investigación de sindicatura el beneficiado de los apoyos era él, aquí la pregunta que se tendría que hacer es: ¿después de este mega escándalo de fraude, que va a hacer el director de RPPC, el Lic. José Antonio Araiza Regalado?

Dicen las lenguas de doble filo, que al famoso Antonio López López, lo había movido el ex secretario general de gobierno del VII ayuntamiento, Jorge  Nicolás Arévalo Mendoza (el pocos Huevos, como lo llama Carmen Olga Aragón),  se lo llevó a devoluciones de automóviles  en seguridad pública, para que se enfriara y así hubiera la confianza  de hacer tranzas con los jueces calificadores.

Aquí la pregunta es: ¿el síndico municipal, Miguel Ángel Vila Ruiz,  ya habrá enterado al ministerio público de este fraude? ya que esto es un asunto penal.

Bueno hasta aquí los dejamos, esperando que durante estos días esta investigación de sindicatura nos arroje más información, le digo mi querido lector que según ellos son bien “Gallos y resultan bien Grillos y en este tema Bien Ratas”…hasta la próxima


Publicar un comentario