lunes, 1 de octubre de 2018

Científicos del IPN trabajan en una mejor vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH)


Cero Grados.-Científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) trabajan en el desarrollo de una vacuna más eficiente contra el Virus del Papiloma Humano (VPH).

A través de la producción de anticuerpos recombinantes como una alternativa a las vacunas tradicionales, los especialistas del Laboratorio de Biotecnología Molecular de la Upibi buscan prevenir que más mujeres mueran a causa del cáncer cervicouterino.


68 millones de mexicanos carecen de servicios de salud: estudio

De acuerdo al comunicado emitido por el IPN, el objetivo final consiste en erradicar el cáncer de cuello uterino a nivel mundial y disminuir las probabilidades de otros tipos de cáncer.



Juan Sebastián Herrera Noreña, de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología (Upibi), explicó que las otras dos vacunas que se comercializan en la actualidad utilizan moléculas llamadas adyuvantes que ocasionan efectos secundarios.

También es de notar que estas vacunas son eficaces siempre y cuando se administran antes de que una mujer tenga actividad sexual.

Explica el doctor Herrera los puntos destacados de su investigación:

La terapia de anticuerpos recombinantes reconoce al patógeno o al virus y se une a éste y comienza una cascada de reacciones para que el cuerpo genere una memoria como lo hacen las vacunas convencionales. La ventaja es que se usan moléculas que produce nuestro sistema.

Para alcanzar esta meta, emplean anticuerpos en células de mamífero de un modelo celular denominado CHO (Chinese Hamster Ovary). Al tener un origen molecular humano, el anticuerpo no cuenta con ninguna reacción desfavorable para el organismo.

¿Cuáles son los beneficios de los anticuerpos recombinantes para combatir todas las versiones del VPH?

En primer lugar, generan un mejor rendimiento, superior al índice de éxito actual que oscila entre 60 y 70 por ciento. También son capaces de neutralizar a casi cualquier agente patógeno (virus, hongos o bacterias) y detener el crecimiento de células anormales en el cuerpo.

No trabajamos directamente con el VPH, pero sí con las proteínas que lo producen. Esas se pueden conseguir o producir de forma in vitro y no son patógenas. Son proteínas que podemos trabajar fácilmente y validarlas. A futuro cuando queramos validar el anticuerpo será con ratones o conejos.

La investigación integrada por el doctor Herrera Noreña recurre a la inmunoprecipitación para saber si los anticuerpos funcionan como vacuna o método de diagnóstico. Esta técnica detecta y purifica proteínas, se obtienen de las células donde se producen y se pasan por un gel. Luego se elabora un anticuerpo que reconoce esta proteína.

Fuente: https://noticieros.televisa.com

Publicar un comentario