sábado, 6 de octubre de 2018

Cumple Gina Cruz a cerveceros artesanales

Cero Grados.-Como una forma de impulsar a la creciente industria de la cerveza artesanal, la senadora por Baja California, Gina Andrea Cruz Blackledge, presentó una iniciativa de reforma para que se reduzca el IEPS que se aplica a la venta final de este producto.


Esta propuesta presentada en conjunto con el legislador Jorge Carlos Ramírez Marín, ante el pleno del Senado de la República, consiste en una iniciativa con proyecto de decreto por el que se adiciona una fracción A) al Artículo 2º, recorriéndose las subsecuentes, y se reforman diversas disposiciones de la Ley del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), a efecto de crear una cuota fija para la cerveza artesanal.
Gina Cruz expuso que con esta iniciativa, se pretende sustituir el impuesto ad valorem con el que se grava actualmente a la cerveza por un impuesto de cuota fija equivalente a 4.25 pesos por cada litro comercializado, en lugar del 26.5 % que se impone actualmente al precio final.

Esta iniciativa es parte de los compromisos que estableció Gina Cruz durante su campaña electoral, con productores de cerveza artesanal, quienes le expusieron su problemática, la cual ya ha sido puesta a consideración del Senado de la República.

En Baja California, el desarrollo de microcervecerías va a la alza, produciendo cerveza de gran calidad que ha ganado premios nacionales, logrando el reconocimiento tanto en México como en el extranjero, por lo que se debe dar más ímpetu a esta industria, señaló.

Durante su exposición de motivos, Gina Cruz mencionó que a mediados de los años 90, nació en el Centro del País la primera cervecera artesanal, al tiempo que los grandes corporativos industriales nacionales, se encargaban de conquistar el mercado.

Para 2017, se estima que la industria de la cerveza artesanal en México, incrementó sus ventas a 166 mil 069 hectolitros, lo que representa un incremento del 59 % en las ventas, de acuerdo con datos de la Asociación de Cerveceros de la República Mexicana, pero aún es un mercado en crecimiento, en comparación a los 92 millones de hectolitros de cerveza industrial que se producen cada año en promedio en México, al menos durante los últimos 5 años.

“Debo señalar que en nuestro País existe un impuesto desproporcional que establece una gran desigualdad fiscal para el desarrollo de las cervecerías emergentes, al tiempo que inhibe la competencia en un mercado que, si bien es reconocido a nivel internacional, se encuentra concentrado en algunos competidores”.

Ante este escenario, resulta necesario establecer un piso fiscal parejo que beneficie a las cervecerías emergentes y contribuya a generar mayores ingresos para el Estado, en la medida en que se consoliden nuevas empresas.

A diferencia de las grandes empresas, las pequeñas cervecerías utilizan 100 % de insumos, lo que se traduce en costos de fabricación que pueden llegar a ser entre cuatro a seis veces por encima de los costos de producción de las grandes cervecerías.

“Y es que para elaborar una cerveza artesanal pueden utilizarse entre 1.5 y 2 veces más malta de cebada y de trigo, en comparación con las cervezas industrializadas”.

Además del precio de los insumos, las pequeñas cervecerías artesanales tienen que enfrentar al menos otros dos factores que incrementan considerablemente sus costos.

En primer lugar, la escala, que genera un aumento adicional en costos y, en segundo lugar, que la mayoría de las maltas de especialidad tienen que ser importadas de Europa, o bien, de otros países del continente americano.

Considerando lo anterior, la cerveza artesanal tiene una base gravable mucho mas amplia que la cerveza industrializada, ocasionando que se tenga que pagar un impuesto neto desproporcionadamente alto, comparado con el que paga al consumir una cerveza comercial, aseveró Gina Cruz.
Publicar un comentario