viernes, 4 de enero de 2019

Demanda AIMO más hidrantes en zona industrial de Otay

Cero Grados.-Ante el incendio ocurrido durante la tarde de este jueves en la empresa B&B Plastics, la Asociación de Industriales de la Mesa de Otay (AIMO) señaló la falta de hidrantes en dicha zona, algo que impidió que el H. Cuerpo de Bomberos realizara sus labores de manera más ágil. 


El presidente de AIMO, Salvador Díaz González resaltó que de los 33 hidrantes que deberían tener en funcionamiento en la demarcación, tan solo funcionan cinco, y siguen a la espera de la instalación de otros cinco, sin embargo, no se ha logrado por la falta de autorización por parte de las autoridades. 



Indicó que el hidrante más cercano a la calle 12 de la zona industrial de Otay, donde sucedió el siniestro, está ubicado alrededor de tres a cinco calles alejado, por lo que los bomberos tuvieron que tomar el vital líquido de las empresas contiguas o ir hasta el aparato más cercano para abastecerse de agua. 

“Hacemos un llamado a la CESPT y al Gobierno Estatal y Municipal que nos apoyen simplemente con el reemplazo e instalación de hidrantes, no tanto en la compra, eso lo hacemos poco a poco nosotros, sin embargo el apoyo es en la instalación de los hidrantes”, expresó. 

Puntualizó que en esta ocasión no hubo personas lesionadas y la pérdida fue tan solo de materiales que la empresa tenía en uno de los patios del predio, no obstante, el problema fue para controlar el fuego fue la falta de agua, ya que los hidrantes no están en condiciones para apoyar dichas labores, por lo que es importante la instalación hidrantes nuevos. 

Salvador Díaz precisó que los hidrantes nuevos tienen un costo de alrededor de 1680 dólares, los cuales son totalmente de acero inoxidable, tienen una vida útil de 50 años y cumplen con las especificaciones que solicitan las autoridades. 

Comentó que la adquisición de los nuevos hidrantes lo están realizando los propios industriales, sin embargo, hasta el momento las autoridades no les han autorizado la colocación de los mismos. 

“Una vida no tiene precio, una fábrica o fuentes de empleo yo creo que tampoco, y más allá de eso, si estamos donando y apoyando al propio municipio, y a la CESPT para que los cuerpos de emergencia tengan herramientas para desempeñar mejor su labor, no hay porque detener este tipo de trabajos”, concluyó.

Publicar un comentario